0
Mi cesta

Total:0,00

  • Tu carrito está vacio
Ver cesta
Subtotal : 0,00
Seleccionar página
¡Oh, no! ¡Vuelven las manchas!

Parece que la primavera va cogiendo forma, suben las temperaturas, luce el sol con más intensidad, las tardes se alargan y las temidas manchas nos hacen temblar…todo el año luchando contra ellas, manteniéndolas a raya y en cuanto nos despistamos…¡zas! ¡Aparecen de nuevo!

Es por ello que en esta época del año debemos ser mucho más conscientes y cuidadosas con nuestros tratamiento despigmentante. Sabemos que la mancha es un exceso de melanina concentrado de manera irregular en las células de nuestra piel, por eso vemos zonas más claras y más oscuras, el responsable de esta producción desordenada es el melanocito que se altera cuando le dan las radiaciones UV, se emociona y sintetiza más melanina de la que le corresponde, por ello no debemos bajar la guardia y os voy a recomendar una serie de tratamientos que deberán ser nuestros aliados más que nunca en esta época del año.

EMPEZAMOS CON LA PRIMERA LÍNEA DE BATALLA_

La prevención: evitemos que las manchas que aún no se ven porque están en estratos profundos de nuestra piel salgan a la superficie, nuestro aliado será un buen antioxidante. ¿Cómo actúan? Neutralizando los radicales libres producidos por las radiaciones solares. Yo siempre he dicho que los radicales libres son como un soltero inestable (que no se me ofenda nadie), todo lo que tocan lo alteran y cuando un radical libre se acerca a mi melanocito lo pone tan nervioso que empieza a sintetizar melanina desordenadamente haciendo que algunas células lleven más pigmento que otras y se vean, por lo tanto, más oscuras que otras cuando llegan a la superficie. Por todo ello, si bloqueo estos radicales libres apaciguo a mi melanocito y disminuyo las posibilidades de ese desorden. Los más conocidos son la vitamina C (en otro post hablaremos sobre las vitaminas C, verdades y mentiras) y la vitamina E.

si bloqueo estos radicales libres apaciguo a mi melanocito y disminuyo las posibilidades de ese desorden. Los más conocidos son la vitamina C (en otro post hablaremos sobre las vitaminas C, verdades y mentiras) y la vitamina E.

SEGUIMOS CON EL PELOTÓN DE ATAQUE_

Los tratamientos despigmentantes: con estos tratamientos vamos a actuar directamente sobre las manchas ya existentes y visibles, sí, esas que tanto detestamos y que hacen que todas nuestras miradas vayan ahí. Aquí ya han llegado las células bien cargadas de melanina repartida desordenadamente a la superficie, por eso vemos zonas más oscuras y trabajaremos de diferentes maneras, a nivel superficial y a nivel más profundo.

A nivel superficial iremos realizando una micro exfoliación o peeling muy suave de manera continuada y diaria, los responsables suelen ser los AHA (alfa hidroxiácidos), que van eliminando las células más superficiales y estimulando a su vez la síntesis de nuevas, de tal forma que las zonas con células más oscuras, es decir, con manchas, se van aclarando poco a poco. A nivel más profundo todos nuestros esfuerzos irán dirigidos a calmar a nuestro melanocito descontrolado, los más conocidos son el ácido kójico, el resveratrol, la vitamina C, y la misión de todos es actuar inhibiendo o bloqueando la síntesis descontrolada de melanina por parte del melanocito, haciendo que éste se ordene y que su producción sea homogénea, de tal forma que las nuevas generaciones de células lleguen a la superficie con una tonalidad más homogénea.

Es importante saber que este proceso es largo y debemos tener paciencia, la piel tarda en renovarse 84 días, por ello debemos aguantar al menos 3 meses con el mismo tratamiento despigmentante, para darle tiempo a que actúe y veamos resultados. También es cierto que a nivel superficial notaremos más luminosidad y las manchas no destacarán tanto y esto es por la acción de los AHA.

TERMINAMOS CON LA RETAGUARDIA: LA FOTOPROTECCIÓN_

Hemos visto que uno de los principales agentes causantes es el sol con sus radiaciones, por eso debemos bloquearlas al máximo para que su impacto sobre nuestra piel y nuestras manchas sea el menor. Yo siempre elegiría un SPF 50+. Aquí tenemos varias opciones: existen fotoprotectores con acción despigmentante, para seguir potenciando la acción de los tratamientos anteriores, fotoprotectores con color para disimular la presencia de la mancha o sencillamente fotoprotectores sin color. Hay muchísimas texturas, pensadas y desarrolladas para los diferentes tipos de pieles y gustos del consumidor porque lo que queremos es que la utilicéis.

Y con estos 3 pasos puestos en práctica a lo largo de todo el año conseguiremos mantener a raya a nuestras manchas. ¡Ah! ¡Se me olvidaba! Cuando vayamos a la playa, a hacer una excursión por el monte, a dar un pase con la familia o a jugar un partido de tenis, además de lo anterior os recomiendo que reapliquéis el fotoprotector. ¡Y que llevéis gorra o sombrero!

Espero que os haya parecido interesante y estaré encantada de resolver todas vuestras dudas o preguntas sobre este tema.

¡Hasta el próximo post!!

 

Loading...
Shares
Share This