0
Mi cesta

Total:0,00

  • Tu carrito está vacio
Ver cesta
Subtotal : 0,00
Seleccionar página

Existe una inmensa evidencia sobre la severidad y el impacto que la gripe ocasiona no solo a nivel individual sino también en la sociedad. La gripe no es un mero catarro mal llevado, tiene consecuencias severas como la neumonía y recientemente varios estudios demuestran que tras una infección por gripe existe un incremento de entre 6 y 10 veces de sufrir un infarto de miocardio y de 3 a 8 veces de sufrir un ictus a la semana de tener gripe. Es por ello, que no podemos considerar a la gripe como algo banal y debemos atacarla donde más le duele, mediante la vacunación.

Como todos los años, a finales de octubre principios de noviembre, el Ministerio de Sanidad junto con las direcciones regionales de Salud Pública dan el pistoletazo a la campaña de vacunación antigripal, alcanzando su máxima actividad durante las 3-4 primeras semanas de la campaña y que suele prolongarse hasta navidades en algunas Comunidades Autónomas. Este año además tiene una relevancia especial por la situación de pandemia que vivimos por culpa del coronavirus (SARS-CoV-2).

El papel que juega el farmacéutico comunitario en las epidemias de gripe y más en las circunstancias actuales en la que estamos inmersos es crucial. Tenemos una responsabilidad y debemos actuar dentro de nuestra área de influencia para evitar que los servicios sanitarios no se vean colapsados por la posible convivencia de SARS-CoV-2 y el virus de la gripe.

Por esto me he visto motivado a escribir este artículo; primero por que quiero generar un llamamiento a la vacunación de los profesionales sanitarios dado las bajas coberturas de vacunación (45%) que existen en España. Y el segundo por el papel tan crucial que jugamos en esta guerra contra ambos virus.

Una de las actualizaciones de los grupos de riesgo que el Ministerio de Vacunación recomienda vacunar es que se nombra a los farmacéuticos dentro del colectivo de profesionales sanitarios.

Este punto es muy relevante y quiero a continuación explicaros los motivos por los cuales, nosotros como farmacéuticos, debemos velar por la salud de nuestros pacientes y vacunarnos frente a la gripe.

  1. Contribuimos a evitar la propagación del virus.

Por nuestra exposición en la farmacia comunitaria y el contacto constante con pacientes o personas sanas, nos convertimos en una plataforma perfecta para que el virus siga propagándose en la población pudiendo infectar a los más indefensos.

  1. Por el principio ético primum non nocere.

Tenemos una obligación de no causar daño o perjuicio (“primum non nocere”, “ante todo, no hacer daño”) al paciente, máxime nosotros como proveedores de salud y el servicio asistencial que ofrecemos a la sociedad.

  1. Podríamos comprometer los servicios asistenciales.

Llegado a un punto con un fuerte pico de epidémico, el número de bajas laborales unido a un incremento de la demanda asistencial puede poner en riesgo los servicios de salud, en especial las farmacias rurales.

  1. Medida de autoprotección:

Los farmacéuticos, como profesionales sanitarios que somos, no estamos exentos de ser infectados y sufrir las consecuencias de la gripe. En España, más del 50% de los profesionales sanitarios superan los 50 años. Diferentes estudios indican que el 43% de la población mayor de 50 años tiene entre 2 y 3 patologías crónicas que pueden verse agravadas por culpa de la gripe.

  1. Profesionalidad y ejemplaridad:

Ser un ejemplo y un referente de nuestros pacientes permite contribuir de manera indirecta a mejorar las coberturas de vacunación en el resto de los grupos de riesgo. En España, según los datos oficiales del Ministerio de Sanidad, las coberturas de vacunación apenas alcanzan 55% en los mayores de 65 años, muy por debajo de las acumuladas marcadas por ellos (65%). Servir de ejemplo de vacunación facilitará que otros pacientes se abran a vacunarse frente a la gripe

En definitiva, el farmacéutico siempre se ha caracterizado por dar un servicio de excelencia al paciente, teniéndolo siempre en centro de las decisiones para su bienestar y beneficio. Bajo esta filosofía y con el animo de seguir mejorando el servicio sanitario que ofrecemos a la sociedad os animo a que este año, os vacunéis frente a la gripe y lo comuniquéis a vuestros clientes. Proyectares confianza en vuestros clientes, incrementareis la imagen de servicio de salud y fomentaréis la subida de coberturas de vacunación en los grupos de riesgo recomendados.

Espero que estos argumentos hayan servido para que te abras a la vacunación antigripal, te vacunes y te animo también a que lo compartas entre tus colegas para ellos también se convenzan del valor de la vacunación.

Muchas gracias por compartir el articulo.

Resumen
Fecha de la reseña
Puntuación del autor
5
1star
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
1star
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
1star
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
1star
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
1star
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
Loading...
Shares
Share This